top of page

Ensayos para una historia de economía doméstica, nuevo libro de Eva Castañeda


La poeta Eva Castañeda nos hace temblar con su nuevo libro Ensayos para una historia de economía doméstica y lo logra cimbrando el suelo como una Giganta Pisa-fuerte. Es un libro de poesía, ensayo sobre economía doméstica, política, teoría literaria. Explora, además, las relaciones humanas en un contexto ligado a la presencia histórica. Rompe las limitaciones entre lo privado y lo público, lo íntimo y lo social, y por supuesto, lo político. El libro se articula en la gramática de lo cotidiano, donde el lenguaje como las estructuras políticas forman parte del sistema en que fundamos nuestra relación con los otros. La derrota frente al arroz y las palabras serán siempre otro cuento.

El amor es un país con fronteras e intereses, un cuerpo continental dedicado al comercio e intercambio de bienes. El amor, las preposiciones, una casa, 1 ½ taza de arroz, el cuerpo, los precios en el supermercado, un país, el territorio, los nombres, el mercado, los camposantos, el ruido, la estufa, más cuerpos, cuerpos ausentes, desaparecidos, el trabajo, los ahorros, la familia, el estado: todo es sinónimo de lo real. No hay a dónde correr, Eva nos encierra en una reflexión sobre lo histórico de lo doméstico, histórico de lo íntimo, histórico de lo amoroso, histórico, al fin: planos superpuestos, sociedades pasadas y presentes acumuladas en una superficie frágil, a punto de desbordarse como una presa.

Anoche tuve un sueño, quiero decir, la noche que terminé de leer este libro soñé con una realidad cíclica, un sistema reiterante, como un bucle se destruía y se repetía, siempre bajo una ilusión de libertad, rebeldía, revolución. Ensayos para una historia de economía doméstica despertará en el lector un sueño lingüístico, gramatical y sistemático; lo acechará como una presa y cuando se encuentre lo suficientemente cerca se sorprenderá al descubrir que no lo matará como a un ciervo —quizá, peor—, le tenderá una carta de amor. Aunque el lector no lo sepa articular de inmediato (le fallará el lenguaje), sabrá que lo revolucionario yace en su sangre caliente, en la literatura que se lee con el cuerpo, en las palabras de Eva Castañeda. Sigamos y que sea la rebelión, entonces.










304 views0 comments

Related Posts

See All

POÉTICA

bottom of page